Tejidos tóxicos que debemos evitar

Tejidos tóxicos que debemos evitar

¿Sabes que hay cantidad de tejidos tóxicos que están rozando nuestra piel las 24h del día y que debemos evitar a toda costa?

Hoy en día nos preocupamos de lo que comemos o de la cosmética que usamos, pero poco se piensa que la piel está en contacto con la ropa y absorbe gran parte de lo que la exponemos.

Los textiles sintéticos inundan nuestro armario

Si te fijas en las etiquetas de las prendas que llenan tu armario verás que la mayoría están hechas de tejidos sintéticos, son los que mayormente tenemos que evitar.

Estas prendas se hacen con derivados del petróleo, son poco costosas de fabricar esto hace que el mundo de la moda convencional apueste por ellas.

Estas telas no son biodegradables, necesitan de cientos de años para biodegradarse y además, cuando las lavamos, sueltan microplásticos. Se estima que el 40% de todas esas microfibras terminan en nuestros mares donde los peces se alimentan de ello, pasando entonces a la cadena alimenticia.

Estas fibras sintéticas llevan gran cantidad de sustancias químicas en sus diferentes fases y procesos de producción textil. Sustancias peligrosas que dañan nuestra salud y la del medio ambiente al liberarse al entorno en la fabricación, consumo, lavado de esas prendas y desecho de las mismas, en su mayor parte terminan en vertederos para su incineración.

¿Cuáles son estos tejidos sintéticos que debemos evitar?

El Poliéster, el más popular y utilizado de todos los tejidos sintéticos, conocido como PET un plástico derivado del petróleo.

Os recomendamos este artículo de un estudio llevado a cabo por científicos del grupo de investigación del Centro de Tecnología Ambiental, Alimentaria y Toxicológica de la Universidad Rovira y Virgili donde se han encontrado niveles de antimonio por encima de los permitidos en muchas prendas deportivas.

Los Acrílicos, hechos a base también de petróleo, de una sustancia química altamente inflamable y etiquetada como carcinógeno y mutágeno. Reemplaza a la lana, pero cuando sudamos, dificulta la correcta respiración de nuestra piel liberando esos químicos que luego son absorbidos por nuestro cuerpo, puede causar irritaciones en la piel, náuseas, dolor de cabeza, problemas renales y dificultades respiratorias.

El Nylon, otro derivado del petróleo, muy utilizado en la producción de medias y ropa interior, no absorbe el sudor de la piel y puede causar gran variedad de alergias, dolores de cabeza, mareos y disfunciones del sistema.

El Rayón o Viscosa, aun siendo extraída de la celulosa de la pulpa de madera de los árboles se trata fuertemente con químicos, contribuye a la deforestación ya que para extraer la pulpa se puede desechar hasta un 70% del árbol.

Otras sustancias químicas que encontramos en nuestras prendas de ropa

Metales pesados como el cromo VI o cromo hexavalente, reconocido cancerígeno, se utiliza en el curtido del cuero.

El plomo utilizado para teñir, se pueden encontrar pigmentos en prendas de tonos brillantes.

Sustancias químicas como el formaldehído que se usa para conseguir resistencia a las arrugas.

Las aminas, que se usan como compuesto de azo para conseguir tintes muy brillantes y coloridos.

Estos son sólo algunos, también podemos encontrar nonilfenoles, ftalatos, los pfc, alquilfenoles.

En este otro artículo anterior hablamos de otras sustancias químicas que podemos encontrar en nuestra ropa.

Y entonces, ¿Qué alternativas tengo?

Vale, seguro que después de leer hasta aquí dices “me quedo con el algodón y procuro que sea 100% algodón mi ropa” claro, como alternativa a los sintéticos está mucho mejor, es natural y biodegradable, pero tal vez desconozcas algunos aspectos sobre el cultivo del algodón convencional, sigue leyendo que te lo contamos más abajo.

Su cultivo utiliza el 25% de los pesticidas utilizados a nivel global además de otros productos químicos.

El 2,5 % de las tierras cultivables del mundo son plantaciones de algodón, es de los cultivos que más contamina de la agricultura. Se estima que se necesitan 2700 litros de agua para realizar una sola camiseta de algodón.

Podemos prevenir el uso de estos tóxicos con alternativas naturales, claro que sí. Apostando por el cáñamo, la lana, el tencel, lino, piñatex y el algodón orgánico certificado GOTS cuyo cultivo no usa pesticidas ni químicos y utiliza agua de lluvia.

Regulación en el tratamiento de textiles

A nivel global no existe una regulación en el uso de ciertas sustancias químicas en el mundo de la moda. El exceso de consumo actual lleva a las marcas a producir más y más rápido y ahí los sintéticos son el “paraíso” para conseguirlo. Pero, ¿a qué precio?.

Aunque si se ha conseguido prohibir la importanción de ciertas sustancias químicas como los etoxilatos de nonilfenol utilizado en moda para conseguir impermeabilidad en los tejidos.

Queda mucho trabajo que hacer para controlar y regular la producción y el uso de determinadas sustancias en la industria textil, la segunda más contaminante.

Consecuencias directas para nuestra salud y para el medio ambiente

Como hemos visto estos tejidos contaminan el medio ambiente, nuestros mares ríos y océanos, pero estas sustancias químicas dañan nuestra salud. Comemos microplásticos a través del pescado que consumimos y el roce continuado de estos textiles sintéticos provoca en nuestra piel consecuencias como la dermatitis por contacto, picazón, enrojecimiento, erupciones cutáneas, alergias, cada vez más frecuentes y graves e incluso una sensibilidad química múltiple, además, ciertas sustancias son probadamente cancerígenas y pueden alterar nuestro sistema.

Esperamos que la moda siga con el cambio hacia una sostenibilidad que ya vamos vislumbrando, pero también el consumidor tiene que hacerlo. Es la manera de “obligar” a cambiar el modelo actual a uno de los sectores más contaminantes del planeta.

Share this post

6 replies on “Tejidos tóxicos que debemos evitar

  • jumacira

    Esta información no se encuentra en cada telediario, ni mucho menos! Más bien creo que se procura que no se hable demasiado de esto por los consabidos intereses económicos. Pero no es precisamente ético el saber que, tanto si se es de quienes fabrican o de quienes compran, hacer oídos sordos cuando tenemos en nuestra mano tanto la salud del planeta como la de nuestros seres queridos y por supuesto la nuestra, y no cambiar, no hacer, nada!
    Igual que no beberíamos un vaso de agua con todos esos venenos, tampoco debemos permitir que nadie deba beberlo. Así que por mi parte voy a procurar que cuantas más personas, mejor, sepan lo que Bolsos Monai me acaba de enseñar, y que explica olores y reacciones de la piel que antes no entendía.
    A compartir voy, y muchas gracias, seguiré pendiente de vuestras publicaciones, saludos.

    Responder
    • Bolsos Monai

      Gracias Juma por tu comentario, si, explica muchas cosas como que los tejidos a los 50 lavados se empiezan a estropear, retorcer o que huelan mal al sacarlos de la lavadora ¡si lo acabo de lavar! Muchas gracias por seguirnos y por compartir y hacer que nuestra información llegue a más personas que desconocen estos temas. Un saludo!

      Responder
  • Beatriz

    No puedo más que daros un Ok a este artículo. Muy bien explicado. Mientras no haya normas más duras sobre los tejidos sintéticos, qué sustancias utilizan, los tintes y sus componentes, etc. seguirán estando ahí. Si el usuario empieza a rechazarlos será una manera de que las empresas textiles, empiecen a trabajar de otra manera. Sé que concienciar no es fácil pero hace unos pocos de años ni se hablaba de esto, así que ya se va haciendo camino. Un saludo.

    Responder
    • Bolsos Monai

      Muchas gracias Beatriz, como dices al menos ahora ya hay la opción de elegir una moda sostenible y el consumidor puede rechazar los sintéticos, ojalá con ello obliguemos a las marcas a apostar por otro tipo de tejidos, ahora se habla más de ello así es, aunque falta más información y concienciación, pero al menos ya es un paso más hacia adelante. Gracias por tu comentario. Un saludo.

      Responder
  • Óscar Delgado

    Artículo muy interesante. La verdad es que no sabemos ni un 1% de cómo se producen estos artículos y lo que se utiliza. Y no hablemos del proceso industrial que es precario a más no poder en la mayoría de los casos.
    Espero que la sociedad se vaya concienciando, porque está claro que no solo sufre nuestro planeta, nuestro cuerpo también.
    Enhorabuena por este artículo.

    Responder
    • Bolsos Monai

      Hola Óscar, así es, es lo que nos han vendido desde siempre, pero las cosas se pueden y deben hacer mucho mejor, como bien dices por la salud del planeta y la nuestra, esperamos que esa mayor concienciación vaya calando en la sociedad también, no sólo a nivel empresarial ni institucional, gracias por tu comentario. Un saludo.

      Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Para cumplir con el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD) 2018, de 25 de mayo le informamos que, Mónica Moratinos Díez NIF 71128793M C/Jara 10 1º 47009 Valladolid 644324707 info@bolsosmonai.es En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Bolsosmonai estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.
Bolsos Monai
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué puedo ayudarte?