Tener un armario sostenible de forma sencilla [Consejos]

Como tener un armario sostenible de forma sencilla

Si, como nosotras, eres una mujer decidida y cuidadosa y conoces el valor de cuidar las cosas importantes, te vamos a dejar algunos consejos para hacerte con un armario sostenible de la forma más sencilla posible.

Afortunadamente, cada vez estamos más comprometidos con el cuidado del medio ambiente adquiriendo productos de proximidad, productos sostenibles, reciclados y de segunda mano.

Pero nuestros hábitos de consumo influyen más de lo que creemos en el deterioro del planeta. Hoy, te dejamos algunos consejos para crear un armario más sostenible, y poner tu granito de arena en el cuidado del medio ambiente. Quédate con nosotras, que te vamos a contar algunos trucos estupendos.

Armario sostenible, consciente e inteligente

Cuando hablamos de Armario sostenible, no nos referimos a tener un armario con prendas de manufactura y material 100% sostenible, que si lo tienes mejor aún, pero sí tener un armario al que le saquemos partido a todo lo que contiene.

Hablamos de tener las prendas justas, de calidad y cuidarlas para hacer que duren en el tiempo. De nada sirve guardar esa prenda que compramos “porque costaba 3€” si luego no nos la ponemos.

¿No crees que es mejor tener un armario con tus prendas preferidas, esas que te pondrás una y otra vez, cómodas y prácticas, en lugar de un mueble abarrotado de preciosos trapitos que se quedarán ahí ocupando espacio año tras año? Vamos a ver cómo:

1. Ordena y clasifica tu ropa

Abre el armario y empieza a ordenar tu ropa, y aquí no nos referimos a que si el armario está patas arriba lo dobles y ordenes todo, que oye ya de paso, aprovecha la ocasión. Sino a que separes las prendas que usas a diario, que te encantan y llevas mucho por un lado.

Luego, separa las prendas que llevas muy poco en otro montón. No entraremos en la razón de por qué ya no las usas. Quizás ya no son de tu estilo, pero el motivo ahora nos da igual, déjalas en otro montón.

Por último, las prendas que hace tanto que no llevas que ya ni te acuerdas. Incluso no recordabas que aún las tuvieras. ¿A quién no le ha pasado, verdad? Quizás el motivo sea porque ya no sean de tu talla o están desgastadas, esas apártalas en otro montón.

2. Conserva las prendas que usas a diario

Una vez revisadas las prendas que realmente utilizas, ordénalas y guárdalas en tu armario. Son prendas que aún están bien y que te encantan, así que cuidándolas pueden durar más temporadas sin problema.

3. Guarda las prendas que quedaron en el montón de llevadas en contadas ocasiones

Te recomendamos guardarlas al lado de las que usas a diario para tenerlas a la vista, al menos durante un año más

Ahora que has ordenado todo y que eres consciente de que últimamente apenas las has usado, es el momento de averiguar en ese tiempo si les vas a dar una segunda oportunidad o sólo te da pena deshacerte de ellas.

Pasado ese año vuelve a darles otra vuelta para darte cuenta de si de verdad las has usado. Si has vuelto a rescatar alguna, estupendo, déjala en tu armario con las prendas que usas a diario, y aquellas que sigas sin ponerte, pásalas al montón de descartes. Ahora veremos qué hacer con esas prendas.

4. Elimina las prendas descartadas

Antes de pensar en tirarlas a la basura, hay muchas otras opciones para sacarlas definitivamente de tu armario. Vamos a ver qué podemos hacer con ellas antes de tirarlas.

Ponte delante de esas prendas y mira cómo sacarles el máximo partido. Quizás alguna camiseta puedas usarla para estar en casa, por ejemplo, o, si tienes tiempo, y son prendas que están ahí no por una cuestión de talla, puedes pensar en customizar a tu gusto

Córtala, píntala o simplemente hazle algunos arreglos más acordes con tu estilo actual. Una vez reciclada, puedes pasarla al montón de ropa que usas poco y ver cómo te funciona al cabo de la siguiente temporada, antes de pensar en desechar definitivamente.

Para las prendas que ya no son de tu talla, pregunta a la familia o amigas. Quizás a ti ya no te sientan bien o no te sientes a gusto con ellas, pero a otra persona le pueden quedar genial y las aprovecha.

Con las prendas que sigan sobrando puedes hacer neceseres, estuches, toallitas o usarlas para paños de limpieza. ¡Creatividad al poder!

Una vez hecho esto, te seguirán quedando prendas descartadas. Una buena opción es ponerlas a la venta en plataformas online, por ejemplo, y que alguien pueda aprovecharlas dándoles una segunda vida.

Otra opción es donarlas a marcas de ropa que hacen upcycling con ellas.

También puedes llevarlas a centros de recuperación de ropa usada o de reciclaje textil.

Y es que, poco a poco, vamos avanzando por el buen camino en el cuidado del medio ambiente y en tomar conciencia de que nuestros hábitos influyen y repercuten, no sólo en el planeta, sino en nuestra propia calidad de vida. 

La moda ha de ser más sostenible y nuestros hábitos de consumo, uso y reciclaje también tienen que serlo. 

La moda sostenible en tu armario

Apuesta por ropa de segunda mano y cuida del planeta

La moda sostenible entra en el armario. Y es que el concepto de sostenibilidad también lo puedes transmitir a tu armario. Un armario sostenible es aquel al que no le sobran prendas, todas sus prendas te gustan y le sacas el máximo partido a diario.

Has organizado tu armario, le has dado una segunda vida a prendas que ya no usabas, las has dado a familiares o conocidos, las has donado. Ahora toca mantenerlo así para que no se vuelva a llenar de cosas innecesarias.

Es en este punto cuando debemos plantearnos varias cuestiones a la hora de comprar prendas nuevas.

Primero, hay que anteponer tus necesidades a tus deseos. Y es que vivimos en una sociedad donde cada vez cuesta más pararse a pensar antes de comprar. Compramos por impulso, sin más, y luego muchas de esas prendas no nos las ponemos más que un par de veces.

Cuando compramos por necesidad también debemos comprar con responsabilidad, es decir de acuerdo a nuestro presupuesto. Elige las prendas de la mejor calidad, que no dañen la salud, ni la del planeta, ni la de las personas que las fabrican: prendas básicas, atemporales y de marcas sostenibles, a ser posible españolas.

Por ejemplo, una sudadera algo más cara, de unos 50€, en algodón orgánico, va a aguantar más lavados, es respetuosa con el medio ambiente y las personas, y, cuidándola, va a poder durar en el armario diez años sin problema. ¡En el montón de ropa que sí usas cada día!

Como el armario sostenible ideal es aquel en el que tenemos prendas ya existentes, otra opción es comprar ropa de segunda mano.

Si has llegado hasta aquí leyendo el artículo, te contaré mi secreto para que tú también puedas aprovechar las oportunidades. 

En ocasiones han llegado a mi bolsas de ropa de familiares y conocidos. Algunas prendas me las he quedado. Las que no eran de mi gusto o no me quedaban bien de talla, las he dado a otras personas, haciendo una especie de cadena para aprovecharlas al máximo. Incluso las he usado para crear nuevos diseños de modelos únicos para nuestra tienda de bolsos sostenibles.

Mi última adquisición ha sido una cazadora vaquera de segunda mano, que estaba a la venta en una plataforma online. Se la compré a una persona de mi ciudad, evitando así los desplazamientos de transporte de envío innecesarios.

La prenda está prácticamente nueva y sólo me costó 10€. Con otra chaqueta que tengo desde hace ya años, cubro mis necesidades para este verano. Además, sé que es una prenda que va a estar en mi armario mucho mucho tiempo.

De vez en cuando no pasa nada por darse un capricho. En esta línea entran los deseos por encima de las necesidades. Yo suelo dejar esos deseos (aunque a veces son ambas cosas, deseos y necesidades) para fechas concretas. Aprovecho un cumpleaños o Navidad para ese tipo de regalos, y no sólo hablo de ropa, sino en general de todo tipo de artículos.

Cómo conseguir disfrutar de un armario sostenible

Aprende a customizar tu ropa y darle una segunda vida

Cuando hayas llevado a cabo los consejos previos, te garantizo que disfrutarás de tu armario sostenible.

Tendrás un armario donde hay cabida para prendas que vas a utilizar a largo plazo. Donde habrá prendas que tú misma hayas personalizado o arreglado conforme a tus gustos actuales, donde te habrás deshecho de lo que ya no utilizas siguiendo nuestras pautas de donarlo, venderlo e intentar así darle una segunda vida. Y lo mejor, contribuyendo con tu gesto al cuidado del planeta.

Yo personalmente, disfruto mucho haciendo estos pequeños gestos, sabiendo que no puedo cambiar el mundo, pero sí la pequeña parte que me toca.

Créeme que, una vez que empiezas a hacerte preguntas sobre las prendas, quién y cómo las hace, de qué manera, dónde y empiezas a concienciarte del verdadero problema que tenemos hoy en día con los residuos textiles, irás adquiriendo un modo de vida mucho más minimalista.

Yo prefiero calidad a cantidad y sostenibilidad a low-cost y, aunque tengo algunas prendas en mi armario de moda rápida, con el tiempo y cuando sea necesario, iré sustituyéndolas por prendas más acordes con mi estilo de vida actual. Porque la sostenibilidad engloba todos los aspectos de tu vida, incluido tu armario.

Así que te aconsejo apostar por:

  • Ropa de segunda mano, no hay nada más sostenible que utilizar lo que ya está creado. Ahorramos en materia prima y recursos energéticos al planeta.
  • Materiales naturales, algodón orgánico, seda, lana y cachemira, que se descomponen al finalizar su ciclo de vida útil.
  • Evitar los textiles sintéticos, hechos a partir de derivados del petróleo. Son los más baratos de producir y los que más dañan el medio ambiente y nuestra piel, y si no hay más remedio, que estén hechos a partir de fibras recicladas al menos.

Sé fiel a tu estilo y no te dejes llevar por los vaivenes de la moda ni las tendencias. Apuesta por pequeñas marcas y, si son sostenibles, mejor.

Las grandes firmas en su mayoría producen en Asia. En fábricas donde sus trabajadores, la mayoría mujeres e incluso niños, tienen unas pésimas condiciones de trabajo, salarios por debajo del mínimo y explotación.

Es la única manera de que esa camiseta que llevas puesta de moda low cost cueste tres euros. Todo a costa de explotación, y además, hecha con pésimos materiales. Sinceramente, yo no quiero contribuir a eso, ¿y tú? 

Somos lo que consumimos y cada acto de consumo cuenta, lo que compras importa. Tú formas parte del cambio, porque cada vez que compras estás decidiendo y apoyando con tu dinero un tipo de sistema económico y social.

Puede que te interesen estos otros artículos de nuestro blog:

Y, por supuesto, no dejes de visitar nuestra tienda online. Te invitamos a conocer nuestras piezas únicas de  Accesorios y complementos artesanales.

Si te ha gustado el post, por favor, compártelo en tus redes sociales y déjanos un comentario. Tu apoyo significa mucho para nosotras.

Share this post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

*Para cumplir con el Reglamento Europeo de Protección de Datos (RGPD) 2018, de 25 de mayo le informamos que, Mónica Moratinos Díez NIF 71128793M C/Jara 10 1º 47009 Valladolid 644324707 info@bolsosmonai.es En nombre de la empresa tratamos la información que nos facilita con el fin de prestarles el servicio solicitado. Los datos proporcionados se conservarán mientras se mantenga la relación comercial o durante los años necesarios para cumplir con las obligaciones legales. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. Usted tiene derecho a obtener confirmación sobre si en Bolsosmonai estamos tratando sus datos personales por tanto tiene derecho a acceder a sus datos personales, rectificar los datos inexactos o solicitar su supresión cuando los datos ya no sean necesarios.
Bolsos Monai
Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
¡Hola!
¿En qué puedo ayudarte?